Neceser Cococay GRATIS por compras mayores a S/.130

EL ORIGEN DE LOS PERFUMES : El legado ancestral de los antiguos egipcios.

Como auténticas joyas, los perfumes fueron creados para ocupar un lugar privilegiado en nuestras vidas, es un elemento relevante de la personalidad y nos despierta emociones positivas como seguridad, sensualidad y empoderamiento. Son auténticas obras de arte que buscan perdurar en el tiempo y en la memoria de quienes lo llevan. Para entender mejor el perfume, te contamos en este artículo sus orígenes en tiempos de los antiguos egipcios, disfrútalo.

Orígenes e historia: Egipto y Mesopotamia

Los egipcios fueron responsables del origen del perfume. No olvidemos que Egipto es un país extremadamente caluroso y seco, por tanto las grasas que hidrataban y suavizaban su piel eran una necesidad, que ellos a lo largo de su historia fueron convirtiendo en lujo. Utilizaron aromas en todo, desde ceremonias religiosas hasta preparaciones funerarias e incluso prendas de uso diario. Las élites más ricas de la sociedad egipcia usaban aromas como el lirio que denotaban su estatus.

Los egipcios no conocían la destilación, pero sí técnicas como el enflorado, la maceración en aceite o la extracción por presión. En el Museo del Louvre se encuentra un bajo relieve del siglo IV a.C.  que muestra cómo los egipcios prensaban los lirios para obtener su extracto.

La calidad de los perfumes egipcios hizo que fueran famosos en todo el mundo antiguo. Se comercializaban en el norte de Africa hasta Creta. Los perfumes y las materias primas para elaborarlos viajaron con recurrencia por el Mediterraneo.

En Mesopotamia, en torno al año 3,500 a.C., los sumerios constituían una civilización muy avanzada y desarrollaron, además de mucha tecnología para la época, perfumes y ungüentos. Según una tablilla cuneiforme encontrada en Mesopotamia (hacia el año 1200 a.C.), los primeros perfumistas de la historia de los que existe constancia serían mujeres.

 piel hidratada

Uso del perfume

Se dice que Cleopatra, la hermosa reina egipcia,  era muy aficionada a un aceite a base de violetas o rosas y azafrán con el que impregnaba sus manos.

Las mujeres de la alta sociedad solían usar bajo la peluca unos recipientes de forma cónica con grasa impregnada de perfumes, cuyo olor se iba liberando con el calor corporal y el paso del tiempo.

Ha trascendido información que habla de una industria del perfume bien delimitada y del uso de estos productos en purificación de aguas, como ambientadores o en el embalsamamiento de cadáveres. Así, los aromas y los perfumes jugaban un importante papel en la momificación y en los ritos funerarios.

Es sabido que cuando hallaron la tumba de Tutankamon, a pesar de haber transcurrido treinta siglos, se podía percibir aún el ambiente perfumado.

Los egipcios le daban mucha importancia al aspecto físico, ya que se trataba de una sociedad avanzada en este sentido y para ellos eran importantes los vestidos, las pelucas, las joyas, el maquillaje y, por supuesto, los ungüentos y perfumes, que en ocasiones eran más preciados que el oro o la plata.

Los perfumes en nuestra época.

La perfumería egipcia sentó las bases que influirían en el mundo greco-romano y en toda la perfumería occidental hasta el siglo XIX.

Los perfumes de hoy utilizan un método de preparación mucho más complejo. Los aromas deseados, en cantidades específicas, se combinan con etanol o etanol y agua. La concentración del aroma depende del tipo de perfume que se está haciendo. El perfume verdadero, por ejemplo, puede tener una composición de hasta 40% de material aromático. Eau de Parfum solo tendrá hasta 20% de material aromático en su mezcla, lo que dará como resultado un aroma más ligero y más sutil.

 Plineo decía:

“El perfume tiene como característica ser la más superflua de las manifestaciones de lujo; las perlas y las joyas acaban perteneciendo a los herederos de sus dueños, y las ropas duran cierto tiempo, pero los perfumes pierden rápidamente su aroma y mueren a las pocas horas. Su principal cualidad es que cuando pasa una mujer, su aroma puede llamar la atención de otras personas, incluso de quienes están ocupados en otras cosas. ¡Y cuestan más de 400 denarios la libra! Todo ese dinero se paga para dar placer a otros, ya que la persona que usa el perfume, no lo huele.”

 

En Aranza Body Care amamos la magia del perfume, nuestros “ungüentos” modernos, exquisitas cremas hidratantes que suavizan tu piel, contienen 4% de perfume que te acompañan todo el día. Creemos firmemente que un exquisito aroma nos despierta la sensualidad, nos empodera y nos hace sentir más bellas y seguras. El poder de un delicioso aroma es infalible.

 exfoliante, crema hidratante

Post anterior Siguiente post

Deja un comentario

Por favor, ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados